He deseado ser profesora desde bien pequeña.
La labor docente es mi vocación, ya que me permite juntar mis dos sueños; la historia y la enseñanza.

La HISTORIA, porque es el estudio del desarrollo de los hombres tanto en sus aspectos positivos como negativos, es la fuerza del ser humano como tal y su capacidad de superarse a sí mismo, pasando por momentos de gloria y, a la vez, de los mayores errores.

La ENSEÑANZA, que hay mejor que poder enseñar lo que te encanta aprender. La enseñanza es continua, nunca te cansas de aprender ni de enseñar lo que aprendes, por lo tanto, un docente debe cuidar su formación para poder cumplir su labor. Un maestro es un mero instrumento, un guía en el camino que han de seguir los alumnos para adentrarse en la sabiduría.

Estos OCHO AÑOS DE EXPERIENCIA me han ayudado a confirmar lo que sentía en mis años de universidad, mi pasión es la enseñanza. En estos tiempos de crisis, es muy satisfactorio saber que no te has equivocado al elegir tu carrera, a pesar de todas las complicaciones sabes que esta profesión es la que realmente te gusta, la que disfrutas y la que adoras.

Estamos en contacto